viernes, 6 de septiembre de 2013

Sardinas marinadas con limón y romero.

Antes de que termine la temporada de pescados azules de nuestras costas no podía dejar de poner esta receta.

Como siempre es una receta muy sencilla y que facilita que los niños tomen ciertos alimentos que de otra forma no les gustan demasiado. 

A mi las sardinas me encantan de cualquier forma, la verdad es que a la brasa, para mi son insuperables pero las de lata en aceite en un bocata con pimientos rojos también quitan el hipo. 

Y no hace falta hablar de las propiedades que tienen, las sardinas, pescado azul pata negra. 

INGREDIENTES
1/2 Kg de sardinas. 
Zumo de 3 o 4 limones. 
Sal gorda. 
Romero fresco o cualquier otra aromática  que os guste. 
Aceite de oliva virgen extra. 

En un bol profundo ponemos el zumo de los limones, medio vaso de agua fría, y un puñado de sal gorda. Una vez disuelta esta, ponemos las ramitas de Romero. 
Mientras dejamos que el Romero suelte sus aromas en el limón limpiamos las sardinas. Lo ideal es comprárselas al pescadero de confianza y pedirle que además de vaciar las tripas y quitar la cabeza nos quite la espina central. Pero lo más habitual es que sólo nos vacíen las tripas y nos toque hacer el resto. Es pesado pero no tiene ninguna complicación. Les quitamos la cabeza y desde la cola separamos con un dedo la espina de la carne y cuando tengamos como 1/2 cm a 1 cm separado sujetamos la espina con 2 dedos y con la otra mano apoyamos en la tabla la sardina y vamos tirando de la espina. Es más difícil explicarlo que hacerlo, pero prometo grabar un video la próxima vez que lo haga y lo pongo en el blog. 

Una vez separados los lomos y limpios se van introduciendo en el limón. 

La gran pregunta ¿Cuanto tiempo las dejamos marinando?. Pues depende de varios factores. En primer lugar de como te gusten más, a mi personalmente me gustan "cruditas", con 3 o 4 horas suficiente para que tomen sabor y queden blanditas por dentro, pero a mis hijos les gustan bien hechas y las que veis en la foto las he dejado 8 horas en la nevera. 


Una vez pasado el tiempo deseado sólo nos queda sacarlas del limón y presentarlas. 

En este caso nos las comimos de la manera más sencilla, puestas en un plato y con aceite de oliva virgen extra por encima, pero hay otras dos formas en las que las presento a veces, sobre todo si tengo invitados. No tengo fotos de estas presentaciones, pero son sencillas. 

Una es en tostas con pan tostado, chorrito de aceite un triángulo de queso (puedes ponerle desde un queso fresco hasta un manchego curado, esta es la opción que más me gusta). Encima del queso ponemos la sardina y le ponemos ralladura de limosn por encima. 

Y otra opción es sobre un pan tostado muy finito colocamos una pequeña cantidad de mayonesa, la sardina y por encima unas huevas de caviar, yo siempre uso sucedáneo, pero con auténtico debe estar de muerte. 

Ahora que las sardinas están baratísimas, aprovechar y probarla. 

 "sus discípulos arrancaban espigas y, frotándolas entre las manos, las comían"

6 comentarios:

  1. Muy buena la receta pero...¡Donde estén los espetos malagueños! (a ver si te animas y venís un día). Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los espetos en Malaga, al borde del mar, es es son insuperebles. La verdad es que hace mucho que no vamos, con la cantidad de años que veraneamos por alli.

      Eliminar
  2. Pues en cuanto os animéis avisa. Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues manos a la obra y a prepararlo www.aceitecsb.es

    ResponderEliminar
  4. Pues manos a la obra y a prepararlo www.aceitecsb.es

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones por la receta y la explicación. Esperaremos al fin de semana para ponerla en práctica. Ecocosmetica.es

    ResponderEliminar